Camino a Los Goya 2020: Carmen Arrufat y la transmisión de verdad

carmen-arrufat-actriz-los-goya

Conseguir una nominación a los Premios Goya resulta casi un premio para cualquier actriz o actor. Ser reconocido por los galardones más prestigiosos de España resulta muy satisfactorio para aquellas personas que dan su vida por la interpretación. En la categoría de Mejor Actriz Revelación y Mejor Actor Revelación siempre nos encontramos con algunos nombres propios que llaman la atención. Casos como el de Carmen Arrufat, nominada con solo 16 años, dan muestras de que a veces basta con conectar con un primer trabajo para encandilar a crítica, académicos y público.

La verdad de Lucía Alemany

Encontrar verdad en el cine es uno de los ansiados retos que a menudo buscan los equipos de producción. En el caso de La Inocencia, la realizadora aprovechó su Traiguera natal para ambientar una historia que conecta con nosotros fácilmente. Cada uno de los personajes y entornos está tan cuidado que nos hace trasladamos a las calles de este pueblo en pleno verano. Porque sí, porque los que somos de pueblo notamos como la película respira en cada plano ese ambiente que la gente de ciudad busca en muchos momentos de sus vidas. Sentimos esa liberación de divertirte entre los tuyos y de pasar cada día del periodo estival rodeado de un aura que nos incita a volver en fechas señaladas.

carmen-arrufat-actriz

La conexión de Carmen Arrufat con la historia

Encontrar a una joven protagonista que conectase con la historia resultaría esencial para el devenir de La Inocencia. En muchos casos, la suerte siempre está del lado de las buenas películas y por ello el equipo de casting no dudó en creer en Carmen Arrufat tras ver su prueba mandada por vídeo. Carmen era Lis, Lis era Carmen. De este modo, el reto para una adolescente de apenas 16 años solo acababa de comenzar. Pero la castellonense supo congeniar con el trasfondo de su personaje y plasmó su ilusión y talento natural en cada toma. El hecho de rodar con los menos cortes posibles dio continuidad a la realidad de un reparto que consigue hacernos partícipes de cada situación. Por otro lado, contar con Laia Marull y Sergi López resultó imprescindible para combinar experiencia e ilusión.

Simbiosis de ilusiones

Desde el guion de La Inocencia, Lucía Alemany y Laia Soler optaron por narrar situaciones en las que conociésemos las inquietudes de la protagonista. Encontrar a Carmen Arrufat fue el detonante que nos ha permitido saborear cada matiz de esta historia. Ver las relaciones de la joven con su grupo de amigas o cómo su mirada se centra en una actuación de circo antes que en el chico que le gusta. Todo está lleno de pequeños gestos y detalles que sumergen en la dualidad de ser libres pero a la vez prisioneros de vivir en un entorno reducido. El brillo en los ojos de Lis parece mezclarse a ratos con el de una Carmen Arrufat que ahora sueña, más que nunca, con cumplir sus aspiraciones de evolucionar como actriz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *